La Ley de Emprendedores: ¿por fin una simplificación de la contratación pública?José Miguel Carbonero | Histórico del BlogCanalProfesional

La Ley de Emprendedores: ¿por fin una simplificación de la contratación pública?José Miguel Carbonero

Si, el título puede confundir a cualquiera y no ha sido casual. Me ha parecido que la confusión es una de las sensaciones más frecuentes en quienes se acercan al derecho público español. Pero, sobre todo, aunque yo afirmo que la reforma que hoy se ha aprobado simplifica y agiliza la contratación pública, a los trabajadores de la contratación pública nos va a parecer mentira hasta que la veamos en el papel del BOE (no dirán que no es esta una forma poética de llamarle a la pantalla de boe.es).

A estas alturas, algunos habrán pensado que no voy a llegar al grano. Se equivocan; ahí voy. Hoy, la Cortes Generales han aprobado definitivamente (lo ha hecho el Congreso de los Diputados) la Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización (estamos que nos salimos, dicen otra vez, ahora, algunos gurús de Wall Street). La Ley incluye una serie de modificaciones del Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público, con el fin principal de facilitar el acceso de las PYME a los contratos públicos. Loable intención esta; y de paso satisfará algunas demandas (clamor en los últimos tiempos, diría yo) de los operadores de la contratación pública. Me centraré en un par de medidas que a mí me parecen especialmente destacables de entre las que se incluyen en esas “Medidas para impulsar la contratación pública con emprendedores” (Capítulo II, Título IV LE). Tal vez me resultan muy destacables porque benefician tanto a los emprendedores (a los empresarios, en general) como a la Administración que gestiona expedientes de contratación. Qué le vamos a hacer, mi condición de funcionario de carrera me hace pensar en las necesidades de ambas partes. Y en este caso se va a producir ese doble beneficio, aunque el de la gestión pública lo haya sido de carambola, pues el único objetivo declarado es el de ahorrar costes de gestión a los empresarios. Pero, sea como sea, bien está.

En primer lugar, la entrada en vigor de la Ley permitirá que los pliegos de cláusulas administrativas establezcan la no exigencia de la copiosa documentación administrativa a todos los empresarios que participen en una licitación. Si así lo hace el pliego, el órgano de contratación sólo requerirá dicha documentación al empresario propuesto para ser adjudicatario, y en el momento inicial de la presentación de oferta, a la generalidad de empresarios les bastará con presentar una declaración responsable de que cumplen todos los requisitos establecidos en el pliego. En todo caso, esta nueva fórmula será de aplicación, por mandato imperativo de la Ley, para los contratos de obras de valor estimado inferior a 1.000.000 €, y servicios y suministros inferiores a 90.000 €.

En la comunidad de operadores de la contratación, esto era ya una reivindicación casi rancia. Supone seguir el modelo que están implantando las Directivas comunitarias en varios sectores, e incluso estaba ya previsto por las leyes navarra y aragonesa de contratos públicos para algunos supuestos. Los beneficios para el empresario son obvios: se le descarga de unos costes de gestión importantes y que en la mayoría de los casos no encuentran compensación (porque en la mayoría de los casos no resultan adjudicatarios), y pueden incluso centrarse más en preparar una oferta competitiva. Pero para la Administración la ventaja es enorme: ahorraremos mucho, pero que mucho tiempo de trabajo (a la postre, también dinero) en el análisis de toda esa ingente documentación; y el tiempo de los procedimientos de adjudicación también se reducirá (no será preciso que la Mesa de contratación se reúna sólo para analizar, calificar la documentación, y posteriormente conceder plazo de subsanación a los afectados por defectos u omisiones… para volver a reunirse y decidir el resultado de dicho trámite).

En segundo lugar, la reforma legal también va a permitir que los pliegos admitan, para los contratos de obras, servicios, suministros, y gestión de servicios públicos cuando las tarifas las abone la administración contratante, que la garantía se constituya mediante retención en el precio. También en este caso la mejora es múltiple. Al empresario le permite desentenderse de la constitución de garantía: no ha de gestionar la concesión de un aval, seguro de caución, etc., ahorrándose así dinero (esto le gustará menos a bancos y aseguradoras, que perderán comisiones), tiempo y las preocupaciones que en estos tiempos de crisis suponía la búsqueda de estas garantías. La constitución en estos casos es automática y no hay que acreditarla para que se dicte la adjudicación. Esto es también una ventaja para la Administración, sumada también a una aportación de liquidez a su tesorería, y a lo fácil e inmediato que resulta la ejecución en los casos en que finalmente se acuerde la incautación de la garantía.

En fin, a mí me parece muy acertada esta reforma de la Ley de Contratos del Sector Público. Confío en que va a ayudar a empresarios y, mira por dónde, también a la eficiencia que necesita la gestión pública. Tras mucho pedir estas medidas concretas, van camino del BOE y las veremos pronto en sus páginas. Eso sí: al día siguiente de que las veamos, entrarán en vigor. Es en lo único que el legislador español se ha dado prisa, en disponer la entrada en vigor de unas medidas que llevamos años demandando quienes nos dedicamos a esto.

——–

He publicado un análisis de esta reforma, más detallado y de perfil jurídico, en las ediciones electrónicas de septiembre, de las revistas El Consultor de los Ayuntamientos y Contratación administrativa práctica.

3 Comentarios

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

3 Respuestas a “La Ley de Emprendedores: ¿por fin una simplificación de la contratación pública?José Miguel Carbonero

  1. PEDRO DURÁN dice:

    Buenos días, amigo:

    Cuanta razón tienes. Me parece muy acertada tu reflexión . Sí es ceirto que , sobre todo, en materia de constitución de garantías que tantos quebraderos de cabeza da a los adjudiciatarios, y más en los tiempos que corren, pero también, a los tesoreros de los Ayuntamientos y otras Administraciones que se ven en la tesitura de devolver avales muchos años después de las ejecuciones de los contratos.

    Seguiré viendo esta ley ara las demás medidas y debatiremos al respecto.

    Saludos

  2. Anabel dice:

    Nos parece mentira, ya sabes como es la burocracia, ahora necesitamos que la ley de capccidad para decidir en tramitación a los servidores público, a los “Técnicos”,”responsables jrurídicamente”, para que esta reforma y las que están por venir, no queden atrapadas en la falta de determinación política.

  3. Lourdes dice:

    No cabe duda que tienes razón, a buen seguro se agilizará bastante los trámites de la “pesada” Administración Pública española.
    ¡¡Bienvenida sea la reforma!!

Enviar Comentario

*