La gestión de residuos abre sus fronteras entre Comunidades AutónomasSergi Simón Quintana | Histórico del BlogCanalProfesional

La gestión de residuos abre sus fronteras entre Comunidades AutónomasSergi Simón Quintana

 

La gestión de residuos ha sido un aspecto tratado en el marco de la gestión y suficiencia interterritorial. Es decir, cada CCAA disponía en su Plan de Gestión de Residuos autonómico, las necesidades en materia de infraestructuras para dar salida a la gestión de cualquier tipo de residuo. A mi entender, un gravísimo error técnico y un lucrativo negocio autonómico, supramunicipal y local.

Con un simple análisis de los datos de producción de residuos en toda España, es fácil darse cuenta de que determinados residuos no necesitan de infraestructuras de gestión en todas y cada una de las CCAA. Por otro lado, las directrices Europeas en relación a los principios de suficiencia y proximidad, incentivaban la movilidad de residuos entre CCAA, pero los monopolios y concesiones ad-hoc instaurados, han venido chocando frontalmente con las estas recomendaciones y se han seguido protegiendo e incentivando modelos de gestión insostenibles.

No es sostenible que salga más barato transportar y gestionar 20 Tm de residuos industriales generados en Barcelona con destino a Cádiz, que realizar la misma operación con un gestor ubicado a menos de 20 km del lugar de origen en Barcelona.

No es sostenible que haya CCAA en las que las infraestructuras de valorización apenas existan o simplemente no funcionen, mientras que otras se tienen en pleno funcionamiento prácticamente una para cada tipo de residuo. No es sostenible que en España tengamos municipios con recogida selectiva que utiliza hasta 6 tipos de contenedores diferentes, mientras que en otros apenas hay tres y en algunos hasta se recoge puerta a puerta cada residuo, dependiendo del día de la semana.

Tampoco es sostenible que el sector de la gestión de residuos, en el que sus actividades son por Ley consideradas de utilidad pública, cuente con prácticamente todas la formas jurídicas posibles de empresa.

No es sostenible que, siendo un impuesto o tasa finalista el de recogida de basuras que religiosamente todos pagamos, luego se acumulen deudas desorbitadas por parte de los Ayuntamientos con las empresas de recogida. También resulta insostenible que esas mismas empresas, por mucho dinero que se les adeude, no puedan dejar de prestar el servicio aludiendo a la antes citada utilidad pública.

Hoy leo una noticia desconcertante. Basuras de Cataluña empiezan a quemarse en Mallorca”. Y digo desconcertante  porqué la  noticia se hace eco de las quejas de  la población Balear por las emisiones que la incineración de estas basuras puede producir. Y no es que las quejas puedan estar infundadas, es que no entiendo como éstas derivan del hecho de que la basura venga de Catalunya, cuando, independientemente del origen del residuo, la capacidad de la planta es la que es y, en consecuencia, las emisiones totales acabaran siendo siempre las mismas.

Por otro lado, quemar basuras de Catalunya representa un ingreso para la Isla que no percibirían si fueran quemadas las suyas propias.

Y por otro lado, algo que no se menciona. Con todas las inversiones hechas en Catalunya para gestionar los residuos urbanos, ¿Es necesario exportar residuos a Baleares? Qué sobrecoste tendrá en la población catalana.

Este ejemplo, que puede ser extrapolable a la totalidad de CCAA, es solo una muestra de a lo que nos ha conducido un modelo de gestión de residuos estrictamente autonómico sin una planificación supra territorial correctamente tutelada. Veremos como acaba todo esto, pero mi opinión es que racionalizar y aplicar sentido común a todo esto generará un sobrecoste a la población que bien podríamos habernos ahorrado.

 

 

Sin comentarios | Leído 2 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*