España, su desarrollo tecnológico y la prevención de riesgos laborales.Ricardo Fernández

A esta crisis se une un fracaso de España como país, no hemos sabido desarrollar un nivel tecnológico que nos saque de ser un país basado en la mano de obra barata.
Cierto es que en España hay compañías tremendamente competitivas, que se han adaptado muy bien a la nueva situación del euro como Inditex, Repsol, Santander, Mango… con unos modelos de gestión estupendos y muy eficaces, pero, en general, tenemos que mejorar en la competitividad, eficiencia y la eficacia de nuestro modelo.
Mientras hemos sido un país “en vías de desarrollo” hemos basado nuestro modelo de producción en uno de “bajo coste”.
Pero, cuando hemos pasado a ser un país desarrollado, ya no somos tan baratos; por nuestro modelo de producción debe de orientarse a productos con un mayor valor añadido. Y este modelo precisa innovación, diseño, I+D+i… El modelo tradicional, basado sólo en construcción y turismo, no bastará. Hay que construir un modelo de desarrollo tecnológico y de exportación de “know how”.
Precisamos, y aquí está el gran fracaso, un modelo dotado de instituciones dedicadas a investigar e innovar, apoyadas por el Estado y una adecuada coordinación y conexión entre las grandes empresas pymes, Institutos tecnológicos y Universidades.
Convendremos que es verdaderamente inconcebible como multinacionales como Repsol o Telefónica no tienen suscritos múltiples acuerdos o convenios con universidades y centros de investigación de toda España para mejorar sus procesos, proyectos o inversiones. Convendremos que estas entidades no están jugando su papel.

Para salir de la crisis tenemos que mejorar nuestro nivel de productividad. Ser productivo significa hacer lo mismo con menos recursos o más con los mismos. Significa buscar la excelencia.
Con la crisis se observa que la productividad media del país sube, ya que los sectores que no buscaban con ahínco la excelencia han fracasado. Los que la continúan buscando, son los que perviven, los que han aumentado sus exportaciones
Y este desarrollo tecnológico, esta búsqueda de la excelencia, no se comprende sin la prevención de riesgos laborales.

Sin comentarios | Leído 15 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *