El nuevo auge de la energía fotovoltaicaIvan Simón Quintana | Histórico del BlogCanalProfesional

El nuevo auge de la energía fotovoltaicaIvan Simón Quintana

 

Tras varios años de parón y estancamiento en el sector de las energías renovables en nuestro país, parece que ahora estamos ante un nuevo repunte, especialmente en lo que respecta a la energía fotovoltaica.

Eso sí, con un cambio de modelo y dando una nueva reorientación al sector. Anteriormente el modelo de negocio iba enfocado a crear grandes infraestructuras fotovoltaicas, generar un gran número de kilovatios de energía y ponerlos a la venta en el mercado. Gracias a las ayudas y subvenciones a este tipo de energía, se conseguía un buen rendimiento y una alta rentabilidad. Modelo que acabó apagándose con la retirada de dichas subvenciones y el sobrecoste que ello supuso para las grandes empresas productoras.

El nuevo repunte de la energía fotovoltaica no se encuentra ya en la producción y venta de energía sino en el autoconsumo. El autoconsumo instantáneo se impone así como una medida eficaz de ahorro, especialmente para aquellas empresas que tienen un consumo constante de electricidad. Si a eso le añadimos el importante descenso de los paneles fotovoltaicos (llegando incluso hasta un 80%) , encontramos esta opción para las empresas como un elemento a seguir durante los próximos años. Sabiendo también que el recibo de la luz no ha dejado de subir en los últimos años y la tendencia es que lo continúe haciendo.

Uno de los problemas que están impidiendo el despegue definitivo de la energía fotovoltaica sigue siendo la legislación española. Como en otros sectores de nuestra economía parece que la ley siempre ha de venir cuatro o cinco años detrás de la implantación en la sociedad de este tipo de tecnologías. El sector reclama insistentemente una legislación clara y concisa que permita, entre otras cosas, poder poner en el mercado el exceso de energía sobrante proveniente de este tipo de instalaciones, cosa que a día de hoy no se permite, perdiéndose ese posible exceso sin posibilidad de poder colocarlo en el mercado.

Por último encontramos el mercado doméstico, donde todavía no está muy clara la rentabilidad de este tipo de instalaciones, entre otras cosas porque no se requiere un consumo de energía constante durante las 24 horas de día, y aún no queda muy claro como poder “guardar” ese exceso de energía para una posterior utilización.

En definitiva, nos alegramos que este sector vuelva a repuntar, y esperamos con confianza que en un futuro puedan hacer frente al monopolio actual de las empresas energéticas en nuestro país.

Sin comentarios

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*