Aprobada la nueva Ley de residuosSergi Simón Quintana | Histórico del BlogCanalProfesional

Aprobada la nueva Ley de residuosSergi Simón Quintana

Mediante la nueva Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, se transpone la Directiva europea 2008/98/CE y se actualiza en consecuencia la primera Ley de residuos de nuestro país, tras más de diez años de aplicación.

Desde su publicación en el BOE el pasado 29 de julio, son numerosas las noticias y comentarios sobre el texto en la red, como normal continuación de todo lo que venía publicándose durante el periodo de exposición pública. Pero al margen de los comentarios más mediáticos, la nueva Ley plantea retos interpretativos al profesional de la gestión de residuos nada desdeñables.

Lo más comentado y aplaudido, quizás por su mayor relevancia social o quizás por su mayor impacto en determinados grupos de interés, son los siguientes puntos:

  • Que antes de 2015 deba hacerse una recogida separada de los residuos (papel, plástico, vidrio, metales) y fomentar la separación en origen de los biorresiduos.
  • Que antes de 2020 la prevención deberá ser del 10% (las Administraciones Públicas deberán aprobar programas y planes para ello) y la reutilización y reciclaje de los residuos domésticos y similares, de un 50%. Para los residuos de construcción y demolición, el porcentaje se eleva al 70% en preparación para la reutilización, reciclado y valorización.
  • Que sea posible implantar sistemas de retorno de envases (SDDR) siempre y cuando se demuestre que es un instrumento técnico, económico y ambientalmente viable para una gestión más eficaz de los residuos.
  • Priorizar el reciclado dentro de los países de la Comunidad Europea. Buena noticia para mantener principalmente nuestras actividades de reciclado de papel que en ocasiones quedaban desabastecidas por la exportación masiva de residuos de papel y cartón a países asiáticos.
  • Que las bolsas de plástico no biodegradable desaparezcan en 2018.
  • Que por primera vez, la certificación forestal se contemple en una disposición legal de forma que los envases cuya materia prima procede de los bosques, como la madera, el papel, el corcho o la resina natural, tengan una etiqueta que garantice su origen responsable.

Y como no podría ser de otra manera, el texto de la nueva Ley no queda exento de críticas. Por un lado, los grupos ecologistas lamentan que no se hayan prohibido las bolsas de plástico de un solo uso de manera determinante, que no se haya prohibido la incineración y que no se haya contemplado la obligatoriedad de recoger selectivamente y de forma masiva la materia orgánica.

Por otro lado, los gestores de los actuales SIG (Sistemas Integrados de Gestión) como ECOEMBES y ECOVIDRIO, ven como en la posibilidad de implantar sistemas de depósito, devolución y retorno (SDDR) su “negocio” se ve seriamente comprometido y advierten de la potencial pérdida de hasta 6.000 puestos de trabajo directos. Y en la otra cara de la moneda, la entidad Retorna, que fuerza la medida de los SDDR, apelando a que se podrían generar hasta 14.000 nuevos puestos de trabajo.

Pero más allá de lo hasta este punto expuesto, un análisis minucioso del texto, desde una perspectiva técnica respecto de lo que la nueva Ley representa, nos revela aspectos inquietantes a la vez que interesantes para todo aquel que trabaja en el campo de la gestión de residuos.

Como sería imposible analizarlos todos en un solo post, es mi intención seguir publicando de manera continuada los diferentes aspectos que a continuación enumeraré, pormenorizando las implicaciones que sobre los diferentes agentes económicos del mercado de la gestión de residuos podrán tener.

Es decir, intentaremos dar respuesta a los siguientes aspectos recogidos en la Ley que, desde un punto de vista técnico tienen especial relevancia:

  1. ¿Cómo quedaría configurado el tejido empresarial de la gestión de residuos en España, en caso de una efectiva aplicación de la Ley?, analizando cómo los principios de suficiencia y proximidad pueden plantear inconvenientes a la hora de garantizar la jerarquía de gestión de residuos contemplada en la Ley y cómo el transporte de determinados residuos entre Comunidades Autónomas será un campo de estudio de lo más interesante.
  2. ¿Qué representa el nuevo concepto de “fin de la consideración de residuo”? ¿Cómo se compatibiliza con los conceptos de reutilización en origen y subprodcuto?
  3. ¿Cómo las diferentes reglamentaciones en materia de residuos de las Comunidades Autónomas pueden llegar a suponer un problema para la efectiva aplicación de lo dispuesto en la Ley estatal?
  4. ¿Por qué las entidades locales y supramunicipales acabarán determinando la viabilidad de los sistemas de depósito, devolución y retorno (SDDR) más allá de los esfuerzos que los SIG y Retorna hagan para llevar el futuro modelo de gestión de envases a su terreno?
  5. ¿Cómo afecta la nueva Ley a la reglamentación existente en materia de suelos contaminados?

Se me antoja un apasionante periodo de análisis de la nueva normativa en el que espero contar con la participación de todo el que esté interesado en la materia. Deseo igualmente que estos futuros “posts” se conviertan en un espacio de reflexión para garantizar una efectiva y útil (a veces parecen conceptos incompatibles en materia ambiental) aplicación de esta nueva Ley.

1 Comentario

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Una respuesta a “Aprobada la nueva Ley de residuosSergi Simón Quintana

  1. ROSA dice:

    Sergi:

    Trabajo en un Desguace en Valencia, acabo de terminar la memoria anual de 2011, se la he enviado al ingeniero, y el me responde que ha de preguntar en la Conselleria, si estamos obligados, con la nueva ley, a hacer o no el memoria. Por lógica, considero que sí. Solo faltaba que los desguaces no la hiciéramos. De hecho, son nuestras propias asociaciones de Adecova y Sigrauto, nos lo recuerdan cada año y el plazo acaba el 29 de febrero del presente año.-

    Espero tu respuesta, gracias de antemano y un saludo,

Enviar Comentario

*