A propósito de mi post anteriorFrancisco José Santamaría Ramos | Histórico del BlogCanalProfesional

A propósito de mi post anteriorFrancisco José Santamaría Ramos

Bueno, la verdad es que el otro día me senté con la sana intención de escribir una entrada sobre una noticia muy curiosa y relacionada con la creación de ficheros por parte de las Entidades Públicas pero… ya saben ustedes, la vida da vueltas y de repente me sorprendió una entrada en el Grupo de Protección de Datos de Linkedin y como viene “al hilo” de mi anterior entrada me he visto “obligado” a sentarme para escribir una “segunda parte” de mi anterior entrada.

La entrada en Linkedin era la siguiente: Un cliente me dice que una empresa le ha llamado y le ofrece revisarle su tema LOPD por 50 EUROS. Increíble.

Y efectivamente no hay otra palabra para definir el asunto increible casi a cuento de hadas. De hecho creo que ahora mismo, se está abriendo un portal dimensional que me conduce al mismo Ávalon, esa maravillosa isla celta donde habitan las nueve reinas hadas.

¿Cómo poder creer semejante noticia? Evidentemente pregunté sobre esta oferta, casi digna de cualquier día mágico de rebajas…..

Porque seamos sinceros, la LOPD es una normal complicada y lo peor de todo una norma que hay que leer, entender y comprender a la luz de la variada casuística empresarial. Me refiero que una cafetería tiene que cumplir con la LOPD de una forma determinada y una consulta médica tiene que cumplir de otra forma. Eso sin contar que una gran empresa o una multinacional tiene que cumplir de distinta forma en función de los departamentos de la misma que traten datos de carácter personal….

El término clave reside en otra palabra, el vocablo revisar… que significa: ver con atención y cuidado o someter algo a nuevo examen para corregirlo, enmendarlo o repararlo. ¡¡¡Y TODO ESO POR SOLO 50 €!!!

Sinceramente, no consigo salir de mi estupor con una pizca de indignación. Estamos hablando sobre que “supuestamente” hay entidades, empresas que ofrecen un servicio de consultoría por 50 euros. Y digo yo…, por 50€ ¿alguien se cree que algo, cualquier cosa, pueda ser revisada con atención y cuidado o sea sometida a nuevo examen para corregirla, enmendarla o repararla? Si mi última ITV me costó 49,03 € y no tardé más de 45 minutos en pasarla, es decir, a 1 euro el minuto… eso sí, me invitaron a un café.

¿De verdad alguien se imagina a un pintor pidiendo 50 € por pintar una casa de 100 metros cuadrados? ¿O a un profesor de inglés pidiendo 50 € por ayudarte a aprobar el FIRST?

Mi indignación fue creciendo cuando  otra entradas daban información más detallada:

“Si su empresa no sabe en qué situación se encuentra con respecto al cumplimiento de la ley: Muchas empresas han pagado por un servicio de adaptación a la Ley Orgánica de Protección de Datos, pero realmente no saben qué les han hecho ni si está bien hecho. En este caso, la Cámara le ofrece el Servicio de Revisión de su adaptación por solamente 60 € + IVA * Si lo tiene todo hecho, por este módico precio, se quedará tranquilo.
* Si lo tiene casi todo hecho, este precio también incluye rematar su adaptación para que esté perfeta o explicarle lo que tiene que hacer en su empresa para continuar cumpliendo la norma.
- Si le faltan partes importantes de la adaptación, la Cámara le hará un presupuesto personalizado y sin compromiso para adaptarle correctamente y que la empresa pueda llevar el mantenimniento de esa adaptación en lo sucesivo (en función del nivel de seguridad que requieran sus datos).”

Evidentemente, todas las personas del Grupo de Protección de Datos pusimos el grito en el cielo. Si ya de por sí nos cuesta encontrar clientes, a los que hay que sensibilizar con la materia y realizarles presupuestos muy ajustados, ¿cómo competir si te responden una empresa me da lo mismo que tú por 50€?

Lo que mismo que yo no, perdonen. Cuando uno mira un presupuesto de adecuación a la LOPD y lo ve “caro” porque supera los mil euros no piensa en las horas de estudio, de análisis detallado, es decir, realizado con atención y con cuidado con un único objetivo, que el cliente que paga ese dinero no sea sancionado con multas que pueden llegar a los 600.000 euros.

A nadie le parece caro pagar 3.000 euros a un dentista porque claro está prestando atención y cuidado con la salud de uno mismo. ¿Porqué no se sigue este mismo discurso cuando hablamos de salud empresarial?

De verdad, mi intención con este post es poner sobre alerta a aquellos directivos, emprendedores y, en definitiva, empresarios que están realmente preocupados por la salud empresarial de su empresa. Vayánse a un dentista serio (léase empresa o consultor especializado en la materia) y no recurran al típico “vendedor ambulante” de las películas de vaqueros sí, aquel que ofrecía los tónicos rehabilitantes.

Por favor, háganme caso, al menos hasta la entrada en vigor del futuro Reglamento Europeo de Protección de Datos, porque cuando entre en vigor los vendedores ambulantes ya no tedrán sitio en este pueblo….

 

Sin comentarios | Leído 6 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*